COLONOSCOPIA

La colonoscopia es una exploración que permite la visualización directa de todo el intestino grueso y también, si es necesario, la parte final del intestino delgado Se utiliza a modo de prueba diagnóstica, permite la extracción de biopsias. La realización de este estudio con la extracción de pólipos, disminuye notablemente la mortalidad por el cáncer de colon. En algunos casos, la colonoscopia puede realizarse bajo sedación.

Utilidad

Es el mejor estudio para detectar cáncer de colon. A su vez puede detectar pólipos que deben ser extraídos para su estudio (polipectomía endoscópica). La búsqueda y extracción de los pólipos del colon ha demostrado ser sumamente efectiva en la prevención del cáncer de colon. En el sangrado digestivo bajo, permite detectar su causa y frecuentemente dar tratamiento al mismo. Identifica divertículos, angiodisplasias, tumores, fisuras rectales y hemorroides con sangrado activo. Se utiliza como diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal que incluye el CUCI y la Enfermedad de Crohn. En la diarrea crónica permite la toma de biopsias para búsqueda de colitis microscópica.

 

ENDOSCOPIA / PANENDOSCOPIA

La endoscopia, también conocida como gastroscopia, es un procedimiento de mínima invasión que sirve para diagnosticar y tratar enfermedades del tubo digestivo superior.

Se realiza por medio de un endoscopio, el cual se introduce por la boca y se hace avanzar por todo el intestino superior. Permite ver el interior del intestino y que realizar pruebas diagnósticas como la toma de biopsias, o incluso realizar tratamientos como por ejemplo la cauterización de vasos sangrantes o la extirpación de pólipos.

¿Cuándo se hace una endoscopia digestiva alta?

Los motivos más frecuentes por los que se puede solicitar la realización de una endoscopia digestiva alta o gastroscopia son los siguientes:

Estudiar problemas del esófago como esofagitis, estrechamientos del esófago o tumores.

Estudiar problemas del estómago como gastritis, úlceras gástricas o tumores. Estudiar problemas del duodeno como la úlcera duodenal.

Diagnosticar una hernia de hiato o un reflujo gastroesofágico.

Encontrar la causa de un vómito con sangre. Ante anemias ferropénicas (por falta de hierro), cuando se sospecha que se deben a una pérdida crónica de sangre por el tubo digestivo superior.

Ante la presencia de heces negras que se deben a la mezcla de heces con sangre digerida originada por una hemorragia del intestino superior.

Encontrar la causa de síntomas como dolor abdominal superior, dificultad para tragar, vómitos, o una pérdida de peso no explicada.

En enfermos con cirrosis hepática, pues esta enfermedad produce un engrosamiento de las venas del esófago y del estómago. Estos engrosamientos se denominan varices esofágicas. Tienen el riesgo de romperse y sangrar, por lo que se pueden controlar por medio de la endoscopia digestiva alta.

Tomar muestras para diagnosticar enfermedades como la enfermedad celiaca, la infección por Helicobacter pylori (una bacteria muy relacionada con la úlcera gastroduodenal), o tumores digestivos.